• El Megáfono Canadá

7 mitos y verdades sobre el sexo anal

Actualizado: mar 7


El estigma social rodea a esta práctica sexual que, además de ser completamente saludable, puede proporcionar mucho placer para los amantes. Por eso, vamos a desterrar falsas creencias sobre el sexo anal.


1. Es una práctica exclusiva de parejas homosexuales

Un error muy común es asociar esta práctica exclusivamente a las parejas de hombres.

No tiene por qué. El sexo anal es una práctica sexual que puede ser muy satisfactoria para ambos sexos.


2. Es más placentero para ellos que el sexo vaginal

Según el sexólogo y antropólogo Carlos Horrillo, el interés masculino por esta práctica puede provenir de un impulso ancestral de "conquistar nuevos territorios" y considera de poca importancia el argumento extendido de que el conducto anal es más estrecho, con lo que proporcionaría una sensación más intensa del placer al varón. No obstante, la percepción del placer es muy subjetiva.


3. “Si lo pruebo y me gusta, ¿soy homosexual?”

En absoluto. El disfrute sexual de las prácticas relacionadas con el sexo anal no tiene por qué ir relacionado con la orientación sexual. Si bien es cierto que los hombres heterosexuales suelen mostrar mucho interés por realizar esta práctica con sus parejas femeninas, esta intención suele manifestarse únicamente cuando el varón es quien penetra a la mujer.


Tal como detalla Horrillo, "existe una creencia o miedo generalizado en muchos hombres heterosexuales, que consiste en: "si lo pruebo y me gusta, significa que soy homosexual". Nada más lejos de la realidad. Esta creencia, según el experto, responde a un estereotipo cultural.


Podría interesarte: Tener sexo 3 veces por semana alarga 10 años de vida

La estimulación anal debería considerarse una práctica normal para todos los hombres, sea cual sea su orientación sexual.

4. El punto G masculino

Para Carlos Horrillo, esta zona de la anatomía masculina está "mal llamada" punto G, dado que el placer sexual que se produce durante esta práctica viene dado por la estimulación de la próstata. Aunque sí que es cierto que este tipo de estimulación es muy placentera para un hombre.


5. Las mujeres no lo disfrutan

Otro falso mito del sexo anal es considerar que no es una práctica que pueda resultar placentera para la mujer. Si bien es cierto que la mujer no comparte la anatomía masculina, y no posee una próstata que estimular, no olvidemos que el ano es una zona erógena muy importante en el cuerpo de la mujer, y puede proporcionar sensaciones muy placenteras.


Eso sí, en muchas ocasiones, el hombre "olvida" estimular otras zonas erógenas de su compañera, algo que resulta imprescindible para aumentar su excitación y relajación.



6. La primera vez siempre duele

Efectivamente, suele ser así. El ano es un esfínter que, a priori, no está habituado a ser penetrado, por lo que es normal que la primera vez que se realiza sexo anal resulte dolorosa, y es así para la mayoría de las personas, según el sexólogo Carlos Horrillo.


Para disfrutar del sexo anal, la relajación y la excitación sexual son imprescindibles.

"El dolor disminuye y el placer aumenta con la práctica, especialmente si existe un componente emocional en la relación sexual", apunta.



7. Requiere mucha higiene

Cierto. El recto es un canal de desecho del cuerpo humano, por lo que, lógicamente, es recomendable procurar una correcta higiene del mismo antes del sexo para garantizar una experiencia satisfactoria.


Subscribete a nuestro Newsletter

  • El Megafono Facebook
  • El megafono Instagram
  • El megafono Twitter
  • El Megafono YouTube
  • el megafno phone

Copyrights© 2020 by El Megáfono. Produced by mktmedia