• mavb79

Gracias a requisito de prueba COVID en las fronteras un secuestrador de EE.UU. no pudo huir a Canadá

Christopher Constanzo, un joven estadounidense de 19 años, trató de huir de su país hacia Canadá por unas acusaciones que tenía en su contra, además de eso, durante su huida llevaba secuestrada en el maletero del auto a una niña de 16 años, con lo que no contaba Constanzo era que en la frontera canadiense le pedirían pruebas Covid, al no tenerlas le sería imposible cruzar la frontera, gracias a esto, el hombre pudo ser detenido y se evitó que logrará su cometido.

Al no cumplir con las restricciones de viaje para cruzar la frontera, Christopher Constanzo no puedo lograr su escape y el secuestro que intentaba llevar a cabo.


Según información, cuando los agentes fronterizos revisaron el auto, la niña que tenía secuestrada pudo alertarlos sobre el hecho de que ella estaba ahí contra su voluntad. La niña se había conoció con Constanzo a través de un amigo en común, debido a esto, había aceptado salir con él voluntariamente, pero en ese encuentro la niña asegura haber sido agredida sexualmente y encerrada en el maletero del automóvil para ser secuestrada.

Constanzo violento sexualmente a la niña otra vez durante el viaje improvisado que emprendió a Canadá, su plan era ir hacia arriba a través de Colchester, Vermont, donde las imágenes de seguridad de una tienda de conveniencia de Maplefields filmaron a Constanzo pasando por el área. Antes de llegar a la frontera Constanzo decidió sacar a la niña del maletero para ponerla en el asiento trasero y hacerla fingir que era su hermana, pero cuando llegaron al cruce fronterizo, el requisito de la prueba COVID sin darse cuenta salvó el día.


"Cuando se acercaron al cruce en Highgate Springs, Vermont, Constanzo le dijo a la niña que 'actuara con normalidad' y 'siguiera la historia', dice la declaración jurada. Les dijo a los funcionarios fronterizos canadienses en el cruce de Saint-Armand Philipsburg que la niña era su hermana y ellos planeaban visitar a unos amigos en Canadá y quedarse unos cuatro días, dijeron funcionarios estadounidenses. Pero los funcionarios canadienses los rechazaron porque ambos carecían de las pruebas COVID-19.

Después de ser rechazado, las autoridades fronterizas del lado estadounidense pudieron detener tanto a la víctima femenina como a Constanzo. Encontraron un zapato cuyo cordón se usó para inmovilizar a la joven de 16 años y los funcionarios encontraron un cuchillo perteneciente al sospechoso. Según información, Constanzo intentaba huir del país en relación con otra denuncia de agresión sexual que tenía desde julio, ahora, el joven enfrenta cargos de secuestro en el Tribunal de Distrito de Burlington de EE. UU.


Texto: Redacción El Megáfono Canadá

0 comentarios